Ir a contenido
¡Productos de salud certificados de Manuka enviados directamente desde Nueva Zelanda!
¡Productos de salud certificados de Manuka enviados directamente desde Nueva Zelanda!

País

Explorando el impacto de la miel de Manuka en los desafíos bacterianos

El potencial de la miel de Manuka para derrotar a una aterradora superbacteria puede darle otra ventaja competitiva, pero todo puede resultar infructuoso si nuestra población de abejas continúa disminuyendo.

El árbol de manuka es un arbusto tupido con flores blancas.
El árbol de manuka es un arbusto tupido con flores blancas.

El árbol de manuka, un arbusto tupido con flores blancas, es clave para una de nuestras exportaciones más caras: la miel de manuka.

Con un precio de $ 1000 el kilogramo para miel de manuka de grado médico y primas significativas para la miel de manuka con alto factor único de Manuka (UMF) y metilglioxal (MGO), este recurso natural está brindando a nuestra industria exportadora una ventaja competitiva.

Los efectos curativos de la miel provienen de varios componentes que contribuyen a su actividad antimicrobiana, incluido su alto contenido de azúcar, baja actividad de agua, bajo pH y la formación de peróxido de hidrógeno. La miel de manuka de alto valor se diferencia de la miel estándar en que también contiene altos niveles del compuesto antimicrobiano orgánico metilglioxal.

En la era de la superbacteria MRSA (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina), una bacteria que se ha vuelto resistente a varios antibióticos ampliamente utilizados, se ha sugerido la miel medicinal como un tratamiento alternativo natural.

Los laboratorios de investigación, que buscan crear y comprender la resistencia a los antibióticos en las bacterias, han realizado pruebas en cuatro especies diferentes de bacterias que infectan heridas y hasta ahora no han podido desarrollar mutantes resistentes al MGO. El agente que se encuentra en la miel de manuka es potencialmente capaz de derrotar a la aterradora superbacteria.

Investigaciones adicionales muestran los beneficios del tratamiento con MGO para pacientes con heridas lentas o que no cicatrizan (úlceras diabéticas, por ejemplo), donde los largos períodos de tiempo involucrados aumentan la posibilidad de desarrollar resistencia a los antibióticos. Aunque los estudios han sido pequeños hasta la fecha, los resultados iniciales han demostrado que la adición de miel de manuka a los apósitos para heridas mejoró la curación. Nueva Zelanda se encuentra en una posición emocionante para beneficiarse a medida que continúa esta investigación.

La miel, como todos sabemos, la elaboran las abejas. Lamentablemente, la mayoría de nuestras abejas silvestres se han perdido a causa de un parásito llamado ácaro varroa. Este ácaro se adhiere al cuerpo de la abeja y chupa su sangre (conocida como hemolinfa), transmitiéndole enfermedades y dejando heridas abiertas.

Como resultado, la mayoría de las abejas que ahora viven en Nueva Zelanda son abejas cultivadas. El ácaro varroa ha comenzado a mutar, volviéndose menos sensible a los acaricidas químicos que se utilizan para proteger a nuestras abejas. La posible pérdida de aún más abejas como resultado de ello es preocupante.

El impacto de esta pérdida fue destacado en una investigación publicada esta semana por el profesor Stephen Wratten de la Universidad de Lincoln, quien estima que la agricultura de Nueva Zelanda podría perder entre $295 y $728 millones cada año si nuestra población local de abejas continúa su actual disminución.

Al monitorear la interacción de las abejas con los cultivos en las llanuras de Canterbury y luego analizar los efectos de reducir el acceso de las abejas a las plantas, Wratten concluyó que si nuestras abejas polinizadoras queremos sobrevivir, debemos introducir una diversidad adecuada en nuestros cultivos a nivel mundial.

Si no se controla la difícil situación de las abejas, nuestra valiosa industria de la miel de manuka será sólo una de las víctimas. La polinización asistida por abejas es un servicio ecosistémico crítico, del que dependen muchos productos agrícolas importantes: kiwis, manzanas, aguacates e incluso nuestra producción ganadera se ve afectada. El nitrógeno excretado por el ganado se "fija" (atrapa) dentro del trébol en regeneración. Las abejas permiten la polinización del trébol y ayuda a prevenir la escorrentía de nitrógeno producido agrícolamente.

A nivel mundial, se cree que una cuarta parte de las 250 especies de abejorros del mundo enfrentan algún grado de riesgo de extinción. Para aquellos de nosotros que no queremos tener una colmena propia, una buena nutrición de las abejas es una excelente manera de evitar que las colonias mueran. Las abejas sanas y nutridas se enfrentan mejor a amenazas como plagas, patógenos y pesticidas. Cultivar plantas de colores brillantes con grandes cantidades de polen y néctar, como borraja, lavanda y romero, ayudará a fortalecer uno de nuestros activos más pequeños e importantes.

Artículo anterior Su miel de Manuka vs Su miel cruda